martes, 29 de abril de 2014

Las enfermedades de la piel más comunes hoy día.



Vamos a echar un vistazo a algunas de las enfermedades más comunes de la piel hoy en día.
Nuestra sociedad ha sufrido en el último siglo unos cambios radicales en el estilo de vida que pueden ser los causantes de que, cada vez hay más personas que sufren de estas enfermedades de la piel.

Estos problemas o enfermedades más comunes son :
                 -Dermatitis
                 -Eccema
                 -Piel atópica
                 -Piel sensible
                 -Acné
                 -Herpes
                 -Cuperosis
                 -Psoriasis
                 -Rosácea 
                 -Infecciones por hongos y un largo etc.
Veamos a continuación características de algunas de estas enfermedades o problemas de piel y como reconocerlas.

Dermatitis, Eccema, Piel Atópica: 
La dermatitis es una enfermedad de la piel que se caracteriza por la aparición de inflamación y picor en la piel, aunque puede presentar una sintomatología muy diversa tal como sequedad excesiva, eritema, rojeces en la piel, escama, ampollas, granitos...etc. 
Las personas que sufren esta enfermedad suelen estar desestabilizadas psicológicamente ya que, los síntomas aparecen y desaparecen sin motivo aparente y muchas veces un simple y leve cambio atmosférico o emocional provoca episodios repentinos.
Esta enfermedad suele relacionarse con intolerancias alimenticias, asma, sequedad excesiva de la piel, mal funcionamiento del sistema digestivo o sensibilidad extrema a determinadas sustancias.

Acné: 
El acné es una enfermedad producida por un exceso en la producción de sebo o grasa que tapona los poros, desencadenando una infección por bacterias y causando la aparición de granos y ampollas que producen dolor e inflamación.
Estas alteraciones deben tratarse cuidadosamente para que no dejen cicatrices y lesiones permanentes en la piel de las personas que la sufren.
En principio esta enfermedad suele desencadenarse en la pubertad por motivos hormonales. Hoy en día, su aparición en la edad adulta tiene más que ver con malos hábitos, alimentación deficiente, problemas emocionales o intoxicación de algún órgano interno.

Cuperosis: 
Es una enfermedad de la piel, que no está considerada como dérmica. Está ligada a problemas de micro-circulación afectando a los vasos sanguíneos de la piel facial. Se forman pequeñas varices en el rostro, sobre todo en la zona de las mejillas y, especialmente en las pieles claras. Factores como el estrés emocional, la ingesta de alcohol, los excesos con el café, tabaco, chocolate, azúcar, comidas picantes, exposiciones prolongadas al sol, algunos maquillajes convencionales, corticoides tópicos pueden provocar su aparición. 

Rosácea: 
Esta enfermedad no es ni grave ni contagiosa. La rosácea es una enfermedad crónica que afecta la piel y, que provoca en la mayoría de los casos consecuencias en la autoestima de las personas que están afectadas. La rosácea hace que la piel del rostro se vuelva roja, con pequeñas ulceras cutáneas parecidas al acné. Se ve mayormente en las mujeres de entre los 30 y los 50 años con piel clara.
Los síntomas suelen ser:
-Enrojecimiento de la cara, muchos vasos sanguíneos aracniformes de la cara, nariz roja, sensación de ardor o de picazón en la cara, erupciones cutáneas similares al del acné, ojos irritados, llorosos, inyectados de sangre.
No se conoce muy bien su origen ya que depende de cada persona.
Podemos poner en práctica algunas medidas que pueden aliviar estos síntomas como:
-Evitar exposiciones al sol y utilizar un protector solar todo los días.
-Procurar reducir el estrés, relajarse con respiración profunda, practicar yoga y/o otras técnicas  de relajación.   
- Evitar hacer muchos esfuerzos o actividades en clima cálido.
-Limitar el consumo de comidas condimentadas y picantes, el alcohol y las bebidas calientes.