martes, 29 de abril de 2014

Las malas hierbas no tan malas




Cuando llega la primavera, con ella aparecen una multitud de plantas silvestres que la mayoría del tiempo conocemos como "Malas Hierbas".
Estas malas eran muy conocidas y apreciadas por nuestros antepasados de la edad media por sus cualidades nutritivas y medicinales.

Con el paso del tiempo y el modernismo, los supermercados y las farmacias tradicionales hemos olvidado todos estos conocimientos naturales que no solo alimentaban sino que también curaban.

La naturaleza es muy generosa, nos ofrece una amplia gama de vegetales con múltiples virtudes. Son plantas deliciosas que crecen sin que nadie las cuidan, son gratuitas y nutritivas, y muchas veces con virtudes medicinales.
Pero, hoy en día como no las conocemos, es más fácil cualificaras como " Malas Hierbas". Son tan modestas, tan comunes, que nadie se molesta para mirarlas.
Porque no disfrutar en dar un paseo en familia o con amig@s un domingo o cuando te viene de gusto...

Si te gusta ir a pasear por el bosque, buscar bolets, ir al campo o al lado del rio, no es necesario ser un eminente botánico, solo necesitas algunas informaciones precisas para evitar en lo peor de los casos una indigestión.
Porque no cambiar por un día tus costumbres de comprar al supermercado sino que disfrutar de un buen paseo y disfrutar cosechando lo que te regala la naturaleza.
Probarlo solo un día, la naturaleza te sorprenderá a ti y a tus seres queridos.

Aquí tenéis un mini reportaje donde Josep Pamies explica muy bien como reconocer algunas plantas que no tienen nada que envidiar a las lechugas que conocemos o cualquier otra verdura que somos acostumbrados a comer.
Como dice Josep, este conocimiento puede servirnos en tiempos de crisis, ya que se trata de un regalo de la naturaleza que no nos cuesta ni un céntimo.

"La comida que pisamos"